Problemas Reumáticos

 Los procesos artríticos, son causados principalmente por un metabolismo deteriorado y toxinas acumuladas en la sangre y en los tejidos. Una pauta ácida es desarrollada con el tiempo en las articulaciones por la clase de alimento ingerido, los malos hábitos experimentados y la manera en que pensamos y gestionamos nuestras emociones.

Esto produce una inflamación de las fibras seguido por un endurecimiento de los tejidos que rodean la articulación. Todas las estructuras que componen un cartílago articular, la membrana y líquido sinovial, cápsula articular, ligamentos, tendones y terminaciones musculares resultan involucradas. La circulación sanguínea es obstruida y el calcio tiende a infiltrarse y precipitarse en algunas zonas determinadas. La movilidad se reduce, y, con el tiempo, las articulaciones se bloquean (anquilosis) y se deforman.

A pesar de las muchas formas de artritis: Artritis Reumatoide, ostoartritis, bursitis, gota, etc., la causa subyacente sigue siendo la misma para todas las clases: Hábitos enervantes debido a una mala dieta, un estilo de vida desequilibrado o una mala gestión psicoemocional, que contribuyen a la toxicosis.

En todos los casos en los que no se ha avanzado hasta la destrucción articular y anquilosis, la recuperación puede ser experimentada en diversos grados, siempre que la persona renuncie a su estilo de vida destructivo causante del trastorno e inicie cuanto antes un programa de desintoxicación que elimine la toxemia acumulada y permita al cuerpo desencadenar un proceso de auto-regeneración.

Nuestras articulaciones están construidas de tal manera que son capaces de resistir el estrés procedentes de toda clase de actividad vigorosa. El ejercicio físico mejora el tono de los músculos incluyendo los músculos, tendones y ligamentos que rodean las articulaciones. El estrés adicional o la lesión de las articulaciones no causa artritis sino que puede ser la causa excitante si ya existe un estado tóxico.

El cuerpo tiene unos poderes de recuperación notables. La capacidad del cuerpo para curarse puede intensificarse si los remedios y las causas que han ocasionado la enfermedad se suprimen. Hay que dar al cuerpo la oportunidad de eliminar su acumulación tóxica y luego la oportunidad de alterar su química sanguínea mediante un cambio en la dieta y en el estilo de vida.

Durante un programa Detóx personalizado y profundo, la química del cuerpo (especialmente sus líquidos y secreciones) sufren un cambio rápido y vuelven a su estado saludable normal aliviando los dolores de forma más eficaz que los medicamentos y lo hace sin riesgo y daños.

La recuperación depende de muchos factores: edad, peso, extensión de la enfermedad, su duración, grados de la destrucción articular, la cantidad de anquilosis, los hábitos de vida y alimentación, la cantidad de energía nerviosa en reserva, el carácter de las complicaciones que existen (como enfermedades cardiacas), la ocupación, la disposición y el entorno. Todos estos factores determinarán el grado de la recuperación posible y la rapidez con que la recuperación tiene lugar.

Los procesos Artríticos, puede mejorar considerablemente una vez se elimina el exceso de toxicidad interna, se toma conciencia de la causa  y se corrige el estilo de vida desvitalizante, permitiendo así, que cuerpo restablezca su equilibrio interno.

Formulario de contacto

Si tienes problemas de Artritis y quieres mejorar tu calidad de vida, solicita una primera consulta gratuita rellenando este formulario y nos pondremos en contacto contigo:

Responsable del tratamiento: Centro Higienista de Madrid, S.L. Finalidad: Envío de la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como los otros detallados en la política de privacidad.