Una adecuada nutrición va mucho más allá de la mera elección de alimentos. A la hora de hablar sobre nutrición holística partimos del concepto fundamental de que no nos alimenta lo que comemos, sino de lo que efectivamente asimilamos.

Por supuesto que para nutrirnos adecuadamente es importante tener en cuenta las cualidades de los distintos alimentos, pero igualmente hay otros factores que son importantes y que muchas veces no se tienen en cuenta cuando se habla de nutrición. Estos factores son piezas fundamentales en lo que llamamos nutrición holística, y en este artículo te presentaremos algunos de los más importantes.

Alimentos adaptados a nuestra fisiología

Para que un alimento sea considerado ideal, podríamos afirmar que tiene que cumplir las siguientes características:

  • Se debe poder comer en su estado natural
  • Debe ser atractivo a nuestros sentidos
  • Debe tener cualidades nutritivas y vitales
  • Debe estar libre de elementos nocivos
  • Debe ser fácil de digerir
  • Por sí solo debe poder constituir una comida

Si analizamos los diversos alimentos profundamente, llegaremos a la conclusión de que la fruta es el alimento que cumple todas estas características. Sin embargo, ¿cuántas personas consideran la fruta como un alimento principal en sus dietas? Es normal que muchas personas vean a la fruta como un snack o picoteo entre comidas, o bien como un postre, mientras que muchas personas ni consumen fruta en su día a día.

Si bien la fruta es nuestro alimento ideal, no todo alimento que no sea fruta deberíamos considerarlo como desastroso ni mucho menos. En particular, a la hora de analizar los alimentos podemos observar la alteración del alimento, si ha sido alterado solamente mecánicamente, o bien ha sido alterado químicamente, y en qué grado. Incluso, en caso de que haya habido cocción, hay diversas formas de cocción que afectan a los nutrientes en distinta medida.

Teniendo en cuenta estos factores, podríamos indicar que hay alimentos que si bien no son ideales como la fruta, pueden tener lugar en una dieta sana. Por otro lado, existen productos que por más que sean ingeridos por la boca, no deberíamos considerarlos como alimentos porque en esencia prácticamente no nos nutren, y hasta nos generan más problemas que beneficios, principalmente en forma de desequilibrios de nuestras reservas de nutrientes, así como en aporte de sustancias nocivas para el cuerpo. A estos los llamamos comestibles o anti-alimentos. Por tanto, para estar adecuadamente nutridos, es importante que la dieta se base en alimentos más que en comestibles.

Igualmente, es importante tener en cuenta que de nada sirve comer la mejor fruta orgánica si no podemos asimilar adecuadamente los nutrientes. Para eso, entran en juego diversos factores relacionados a la capacidad de asimilación, los cuales detallaremos más adelante.

curso-nutricion-holistica

La inutilidad de contar calorías

Comer menos calorías y gastar más calorías haciendo ejercicio: la sencilla fórmula para adelgazar. Si bien esto forma parte de la sabiduría colectiva sobre nutrición, podríamos afirmar que es un enfoque erróneo, o al menos incompleto.

No es lo mismo, por ejemplo, 100 calorías de manzana que 100 calorías de gaseosa. En el primer caso, la manzana viene acompañada de vitaminas, minerales, carbohidratos en forma de azúcares simples (el combustible ideal para el cuerpo) y pequeñas cantidades de proteínas y grasas, todo en las proporciones ideales para el ser humano teniendo en cuenta sus necesidades y capacidad de asimilación. Una manzana es muy fácil de digerir, por lo que le llevará muy poca energía al cuerpo poder obtener sus nutrientes, y además no tiene elementos nocivos para el ser humano (aparte de posibles restos de pesticidas, por ejemplo, aunque igualmente son en mucho menores cantidades que los elementos nocivos presentes en la mayor parte de los considerados comestibles).

Contrariamente, una gaseosa carece de nutrientes, mientras que contiene grandes cantidades de azúcar refinada y una serie de compuestos químicos nocivos para el cuerpo. ¿Es entonces lo mismo 100 calorías de manzana que 100 calorías de gaseosa?

Si una persona ingiere una dieta basada en comestibles con poco valor nutricional, fácilmente se excederá de las calorías necesarias, porque constantemente tendrá hambre producto de que el cuerpo le reclamará alimentos nutritivos casi incesantemente.

Inversamente, si una persona basa su dieta en alimentos altamente vivos y nutritivos, fácilmente se sentirá saciada, por lo que se le hace difícil comer más calorías de lo que realmente necesita. En otras palabras, el hambre no será constante, porque sus células ya estarán debidamente nutridas. De esta forma, se hace casi imposible comer de más. Es por esto que el enfoque de contar calorías carece de sentido. Lo importante es centrarse principalmente en los nutrientes de los alimentos y en cómo se adaptan a nuestra fisiología, y no en las calorías.

Biorritmos

Otro factor a tener en cuenta cuando hablamos de nutrición holística es la adecuación a los biorritmos o ciclos circadianos. El estudio de los biorritmos implica observar al ser humano como el animal que es, el cual es un ser diurno. Por tanto, de igual manera que en condiciones normales no tenemos suficiente energía como para ir a un gimnasio a las 2 de la mañana, tampoco tenemos suficiente energía como para digerir los alimentos fuera de ciertos horarios.

Asimismo, el cuerpo tiene distintas fases durante el día. En particular, en la mañana el cuerpo concentra la mayor parte de su energía en la eliminación de toxicidad y por tanto tiene menos energía para digerir alimentos. Esta afirmación va en contra de la idea establecida popularmente de que “el desayuno es la comida más importante del día”. Este tipo de nutrición holística que manejamos desde el Centro Higienista de Madrid sin dudas rompe paradigmas y cuestiona sistema de creencias.

Si observamos nuestro cuerpo, notaremos que es normal levantarse y que la primera orina del día sea más oscura. También es normal ir al baño en la mañana, así como, por ejemplo, en aquellas personas que sufren alergias es normal que éstas sean más intensas en estas horas. Todo esto demuestra que el cuerpo está en una fase de eliminación más fuerte en la mañana. Si comemos un desayuno pesado apenas al levantarnos, no le estamos permitiendo al cuerpo que desarrolla adecuadamente estos procesos de limpieza.

Incluso, el comer muy tarde en la noche hace que el cuerpo no tenga la energía suficiente como para digerir y asimilar adecuadamente el alimento. Por tanto, adaptarse a los biorritmos naturales de nuestro naturalmente nos ayudará a mejorar nuestra asimilación de los alimentos.

Combinación de alimentos en la nutrición holística

Otro factor importante a tener en cuenta cuando hablamos de nutrición holística es la combinación de alimentos.  Muchas personas pueden tener la noción de que nuestro sistema digestivo es como un triturador súper potente que digiere cualquier cosa que metamos dentro suyo. Sin embargo, la digestión ocurre gracias a una serie de enzimas digestivas que cada una de ellas requiere de ciertas condiciones para poder trabajar adecuadamente. En otras palabras, los diversos alimentos requieren de ciertas enzimas y condiciones digestivas específicas según las cualidades de estos alimentos. Entonces, si en una misma comida combinamos, por ejemplo, proteínas, grasas, carbohidratos complejos y azúcares simples, el resultado será inevitablemente putrefacción y fermentación de estos alimentos. De esta forma, por más que los alimentos sean de gran calidad, no se van a asimilar los nutrientes por lo que al fin y al cabo no sirve de mucho.

Una mala combinación de alimentos genera fermentación y putrefacción, la cual a su vez resulta en problemas tales como hinchazón, pesadez, acidez, estreñimiento, diarrea, cansancio, fatiga, dolores de cabeza, eructos y gases, entre otros. En definitiva, el resultado es una mayor carga tóxica para el cuerpo, mientras que los alimentos no se asimilan adecuadamente y no nos nutren. Para empezar a trabajar las combinaciones es importante aprender a clasificar adecuadamente los alimentos y conocer sus diversos tiempos de digestión.

Reparto de energía en el cuerpo

Otro pilar fundamental de la nutrición holística es conocer como el cuerpo hace uso de la energía. En particular, desde el higienismo hablamos de tres sistemas principales que le requieren energía al cuerpo. Estos son los sistemas de nutrición, de relación y de eliminación/regeneración.

El sistema de nutrición está básicamente formado por todos los órganos de sistema digestivo. El sistema relacional es, en pocas palabras, todo lo que nos pone en contacto con el mundo exterior: nuestros músculos y huesos, órganos de los sentidos, y nuestro cerebro. Por su parte, el sistema de eliminación y regeneración está formado por todos los órganos que se ocupan de eliminar las toxinas y regenerar nuestros tejidos en nuestro día a día.

Al identificar estos 3 sistemas podemos entender que cuando usamos más energía en uno de ellos, naturalmente vamos a tener menos energía para los demás. Entonces, como decíamos antes, teniendo en cuenta que en las primeras horas del día nuestro cuerpo está haciendo mayor uso de su energía en los procesos diarios de eliminación, si nos alimentos estaríamos desviando energía desde este sistema de eliminación hacia el sistema de digestión, por lo que es probable que se corte parte de esta limpieza diaria.

Por otro lado, si en algunos momentos del día estamos muy concentrados en alguna actividad física y/o mental, naturalmente vamos a tener menos energía para digerir adecuadamente los alimentos. Por ende, el mejor momento para comer es cuando tengamos hambre porque esto indica que el cuerpo tiene energía para digerir los alimentos. Esto naturalmente implica que estemos en un estado de tranquilidad y relajación, porque si estamos estresados toda nuestra energía va a estar en el sistema de relación y no vamos a tener suficiente energía para digerir adecuadamente el alimento.

Hambre real vs hambre emocional

Cuando hablamos de nutrición holística también debemos de tener en cuenta la diferencia entre lo que es hambre real y hambre emocional. Hambre real es cuando nuestro cuerpo nos pide nutrientes porque los necesita para sus células, órganos, etcétera. Por su parte, hambre emocional es cuando usamos la comida como gestión emocional.

Se podría decir que comemos sin hambre real cuando comemos por aburrimiento, por estrés, para sociabilizar, simplemente porque es la hora de comer, por rutina o por placer, entre otras tantas razones. El problema de estas comidas es que nuestro cuerpo no tiene energía para digerirlas adecuadamente, por lo que es muy posible que resulte de alguna manera en putrefacción o fermentación, o que al menos no termine siendo adecuadamente asimilado. Este alimento acaba siendo más una sobrecarga más que un aporte nutritivo.

Por otra parte, cuando empezamos a tomar conciencia de que muchas veces comemos con hambre emocional más que hambre real, de a poco iremos conectándonos con nuestro cuerpo y a la vez irán surgiendo emociones que normalmente tapamos con la comida. De esta forma vamos a poder ir trabajándolas.

Este es otro principio fundamental de este enfoque holístico de la nutrición: la alimentación puede ser una vía de desarrollo personal profunda y muy importante, dado que es algo que hacemos a diario. Por tanto, podemos comer con poca conciencia eligiendo comestibles de mala calidad, o bien podemos alimentarnos conscientemente para efectivamente nutrirnos, y a la par ir permitiendo que aflore todo el componente emocional asociado y trabajarlo paralelamente.

Reducción o eliminación de tóxicos

Cuando hablamos de nutrición holística no solo se trata de qué elemento nutritivo agregar, sino de qué elementos anti nutritivos quitar. De esta forma, la nutrición holística también tiene en cuenta la reducción o eliminación total de estimulantes como alcaloides, por ejemplo. Si bien estos parece que nos dan energía, en esencia están usando las reservas energéticas de nuestro cuerpo, y nos terminan desvitalizando. Es importante que tengamos en cuenta estos factores a la hora de hacer uso adecuado de la energía en nuestro cuerpo.

También es importante eliminar otros tipos de tóxicos que puede haber aparte de nuestras dietas, o al menos reducirlos considerablemente, como puede ser alcohol, tabaco, medicamentos, e incluso algunos suplementos dietéticos.

Desintoxicación

Es importante entender la naturaleza de los procesos de desintoxicación cuando hablamos de nutrición holística. En algunos casos puede que sea necesario seguir un programa de desintoxicación a medida, o incluso un ayuno terapéutico, para que el cuerpo pueda regenerar su mucosa digestivo y eliminar cargas tóxicas que estén bloqueando sus propios procesos curativos. Incluso un ayuno intermitente de forma inteligente puede ser útil para permitirle al cuerpo tener más energía disponible para que desarrolle sus propios procesos de curación, buscando su propia homeostasis.

Otros factores en la nutrición holística

Cuando hablamos de nutrición holística es fundamental tener en cuenta otros factores que también nos alimentan más allá de la comida en sí, como pueden ser el contacto con la naturaleza, la luz solar, el agua pura, el aire puro, la relajación, el descanso adecuado, el ejercicio físico, las relaciones humanas nutritivas, etc. Todos estos factores son claves dentro de un programa de nutrición holístico y deben ser tenidos en cuenta a la hora de nutrirnos adecuadamente.

**

Tal como decíamos al principio, no nos alimenta lo que comemos, sino lo que asimilamos. Elegir alimentos en base a sus nutrientes y no en base a sus calorías es importante, pero también es importante combinar adecuadamente, comer en un estado emocional adecuado, no usar la comida como gestión emocional, comer dentro de los biorritmos, comer en un estado de relajación, no derrochar energía con sustancias tóxicas y nutrirnos con otros factores. Cuando tenemos en cuenta todos esos factores es cuando hablamos de una adecuada nutrición holística.

¿Podemos curar con este tipo de nutrición?

Al tener en cuenta los factores mencionados anteriormente, estamos haciendo que el cuerpo ahorre energía en la digestión de alimentos, y de esa manera tenga más energía para el sistema de eliminación. De esta forma, se eliminará la toxemia acumulada en células, tejidos y órganos, por lo que el cuerpo se podrá curar a sí mismo.

Vale la pena mencionar que desde el higienismo se sostiene que nadie ni nada cura de fuerasino que es el cuerpo el que lo hace, siempre y cuando tenga la energía suficiente. En otras palabras, la nutrición en sí no cura nada, sino que puede ser una herramienta que ponga al cuerpo en condiciones ideales para que él mismo pueda llevar a cabo su proceso homeostático.

¿Cómo aprender a llevar a cabo una alimentación holística?

Llevar una alimentación y estilo de vida que contemplen los elementos de la nutrición holística mencionados en este artículo, podríamos decir que es un arte.

Y ese arte es justamente lo que enseñamos en nuestro curso profesional de Asesor en Nutrición Holística, el cual es reconocido y acreditado por APTN Cofenat.

Jose Antonio y su equipo te adentran en un curso de vanguardia que no deja de actualizarse a día de hoy. A través de diversos módulos que te ayudan a conocer todos los secretos de la nutrición holística y sus beneficios.

 curso-nutricion-holistica-1
Comparte este artículo