Diseñados para moverse

Diseñados para moverse

Ayer Daniel se levantó temprano, se duchó, desayunó y salió hacia el trabajo en su coche. Luego de trabajar sentado frente al ordenador por unas 10 horas, apenas interrumpidas para caminar hasta el comedor de la empresa a la hora del almuerzo, cogió de nuevo el coche...